Lo que nos queda para Moros y Cristanos…

Day(s)

:

Hour(s)

:

Minute(s)

:

Second(s)

Descarga el programa 2017

Programa

ACTIVIDADES PREVIAS A LAS FIESTAS DE

MOROS Y CRISTIANOS

Día 8 de diciembre:

Correr de Banderas y Cata de Vinos

12:30

Misa Mayor, tras la cual se procederá a

la ceremonia de toma de posesión del nuevo Sargento de la compañía de Cristianos

Ricardo Rubio Trujillo, por fallecimiento de Carlos Casado Pérez

13:30

Se realizará el ensayo general de “Dichos” en la casa museo de Moros y Cristianos

16:30

Correr de banderas en el lugar de costumbre, junto al monumento al Santo Niño.

PROGRAMA DE ACTOS

Día 4 de enero:

Misa de Difuntos Compañía de Cristianos

09:00

Se celebra Misa de Difuntos por los hermanos fallecidos de la Compañía de Cristianos, pudiendo asistir quien lo desee.

Concluida la ceremonia y una vez pagada la misma por los cuatro oficiales salientes, se acuerda con el Sr. Cura la hora de comienzo de vísperas y del refresco del cura que se celebra el día siguiente por la tarde. A continuación, el Capitán invita a almorzar al resto de los Oficiales, General y Sr. Cura. Para estos actos se irá vestido con ropa de calle.

Por la tarde los Oficiales de ambas compañías se responsabilizarán de la limpieza de la Iglesia.

18:00

En el Cine Teatro Municipal

X Jornadas Antropológicas de nuestra Fiesta.

Interviene: Eduardo Muñoz Losa

Modera: Miguel Romero Saiz

Entrega de diplomas a los hermanos con más de 50 años en las filas.

Vino de honor.

Día 5 de enero:

Vísperas y Refresco del Cura.

09:00

Celebración Misa de Difuntos por los hermanos fallecidos de la Compañía de Moros.

16:00

Se inicia con la recogida de Oficiales. Una vez reunidos todos los Oficiales, pasarán a recoger al General (pudiendo ser recibidos por cualquier persona en su nombre, siempre que porte en la mano izquierda el casco o turbante, y en la mano derecha su

bastón de mando).

La comitiva se encaminará a la Plaza Mayor.

Para los itinerarios a seguir por las calles de la Villa, guardará la siguiente formación: en el centro de la calle el General, a su lado derecho el Tapero (Escudero), detrás el Capitán, Alférez y su abanderado.

En el lado izquierdo el Mayordomo y el Sargento, cerrando filas el Cabo. Esta formación se mantendrá siempre que una Compañía marche en solitario o de manera independiente.

Cuando ambas compañías marchen juntas, la Compañía de Moros ocupará el lado izquierdo de la calle, siendo el derecho para la de Cristianos. El orden a seguir dentro de su fila, desde la cabeza hacia atrás, es como sigue: Tapero (Escudero) armado con espada o Alfanje, General, Mayordomo, Capitán, Alférez, Abanderado, Sargento, la tropa y el cabo cerrando filas.

Una vez en la Plaza Mayor y antes de tocar la tercera señal de campana, entramos en el templo para celebrar las vísperas. Concluido el acto religioso, nos dirigimos a la casa del Señor Parroco para que nos ofrezca el tradicional Refresco del Cura, que se compone a base de garbanzos torraos con cañamones, vino, dulces, nueces y vino dulce.

Es una obligación tradicional, que los generales den su autorización para sacar los canastillos y jarras de vino, además de escoltar el cestillo de las nueces, para que la soldadesca tome un solo puñao por hombre.

Terminado el Refresco se procede a efectuar las descargas con sus típicas ruedas de salvas y correr de banderas. Terminados estos actos en la Plaza, cada la compañía por su lado, se dirigirá a la casa de sus respectivos oficiales para tomar el puñao.

Terminadas todas las colaciones, cada Compañía, se dirige a la casa de su General para efectuar la última descarga del día, dar novedades por parte del Cabo de alguna circunstancia digna de mención y despedir a la tropa con un ¡Viva el Santo Niño!

Día 6 de enero:

Día de Reyes

12:00

Concentración en la Plaza Mayor de la villa para sacar en procesión al Santo Niño, hecho obligatorio, según la tradición, por parte de las Compañías. La procesión dará una vuelta a la Plaza Mayor entre abundante salvas. Tras la procesión, dará comienzo la Santa Misa.

La disposición de las tropas, dentro del templo, será: a la izquierda del pasillo central, los Moros; A la derecha, los Cristianos. Terminada la misa, las compañías se dirigirán a la Altar Mayor para besar al Niño.

Fuera de la Iglesia, las compañías realizarán las consabidas ruedas de salvas y correr de banderas. Es costumbre en este día, que alguna familia ofrezca sacar la imagen del Santo Niño en procesión en acción de gracias. Seguidamente, ambas compañías por separado, toman el puñao en el domicilio de sus respectivos Oficiales.

17:30: “Los Alardes”

Ambas compañías celebran en la Plaza Mayor “Los Alardes” consistiendo en burlas de unos a otros. Se llevan a cabo por un emisario de ambas Compañías, el cual porta en la mano izquierda el sable y en la derecha la alabarda, estas diferencias provocan la llegada a las armas que tendrá lugar el día siguiente.

Terminados todos estos actos, las Compañías por separado, recorrerán los domicilios de su respectivos oficiales para tomar el “puñao”. Finalizadas las colaciones, como de costumbre, acompañarán a sus generales a casa, realizando la última descarga del día.

Día 7 de enero:

Las Guerrillas.

10:30

La oficialidad de cada compañía, por separado, se reúne en casa de su respectivo General para tomar el aguardiente y los higos en el domicilio de los oficiales.

15:30

Se celebran las “Vísperas del Niño”. Una

vez terminados los actos religiosos, las compañías se dirigen al domicilio de los mayordomos salientes para tomar el “Refresco de los Mayordomos”. Concluido este, marcharán a la Plaza Mayor para realizar las descargas.

Seguidamente, cada compañía por separado, tomará camino del campo de batalla, extramuros de la villa, donde tendrán lugar “Las Guerrillas”. Finalizada la batalla, las compañías se reúnen en la Plaza Mayor a fin de dar novedades a los Generales de las bajas sufridas. Seguidamente, se realiza la tradicional colación con la toma del “puñao” en el domicilio de los Oficiales.

Día 8 de enero:

Día del Santo Niño.

Fiesta Mayor

El General y oficiales de cada compañía, se dirigen el domicilio del General de Dichos. Una vez montado en su caballo -ricamente enjaezado para la ocasión- se dirigen a la Plaza Mayor para realizar el acto central de la jornada que son “Los Dichos”.

11:00: ”Los Dichos”

Realizados en tres encuentros.

Primer Encuentro:

Después de una apasionada batalla verbal, se llega a las armas, en la cual el Cristiano sale derrotado y se apoderan los Moros del Santo Niño.

Segundo Encuentro:

El Cristiano sale al encuentro de los Moros para intentar convencerlos con palabras, al no llegar a un acuerdo, se entabla una nueva y encarnizada batalla en la que el Cristiano, una vez ha derrotado a los Moros, recupera el Santo Niño.

Tercer Encuentro:

El Moro, arrepentido, sale al encuentro del Cristiano para pedir perdón ante el Santo Niño y convertirse al Cristianismo. Terminado este acto se asiste a la Santa Misa, rueda de salvas en la Plaza Mayor, arenga del General Cristiano, correr de banderas y descarga general en honor al “Santo Niño”

Terminado esto, las compañías por separado, proceden a tomar “el puñao” en casa de sus oficiales y, seguidamente, el general de dichos da una invitación a su compañía.

16:00

Se procede a tomar “el puñao” en casa de los OficialesW

Día 9 de enero:

Día de Mahoma

09:00

Celebración de actos religiosos.

A continuación las Compañías, junto con las Autoridades, se dirigen a casa de los Mayordomos entrantes, para que estos tomen posesión de sus cargos y ofrezcan el chocolate y bizcocho a las Compañías y Autoridades.

Seguidamente se tomará el “puñao de nueces”. Terminada la colación, se marcha por el paseo del Santo Niño hasta la Plaza Mayor, donde se realizan las correspondientes descargas.

19:00

Las Compañías se reúnen en la Plaza Mayor, para proceder a la toma y juramento de cargos de los nuevos Oficiales. a continuación, el General Moro procede a mandar una descarga general y arenga a las Compañías.

Destaca por la toma de los “18 puñaos”, estos son, los de los oficiales salientes y entrantes.

Día 10 de enero:

Comida de Hermandad

Se reúnen todos los oficiales, entrantes y salientes, en el domicilio de su General, en ropa de calle. Acuerdan el lugar donde se realizará la comida de hermandad. Como es tradición, después de la comida, todos los asistentes se disfrazan para terminar la fiesta con un pasacalles por toda la villa, en buena armonía.

Origen

Por lo que respecta a la antigüedad de las Fiestas de Moros y Cristianos, el documento más antiguo que poseemos es el Libro de la compañía de moros, fechado en 1802, que contiene la décima de D. Diego Vicente de Luz y Ruiz de Alarcón, de 1801. En un artículo de José Olivares, titulado Viejas Banderas y publicado en el número 4 de Onzenero, en 1982, se demostraba que nuestras fiestas estaban vigentes a mediados del siglo XVIII, sin embargo ningún otro documento escrito, que conozcamos, nos puede certificar que nuestras fiestas estaban vigentes en tiempos anteriores, aunque todos tengamos la certeza de que sí se celebraban.
El hallazgo por el autor en el archivo municipal de Olmedilla del Libro de la Cofradía del Niño Jesús deste lugar de la Olmedilla. Año de 1657, aunque en un estado de conservación lamentable, que lo hace poco menos que ilegible, tiene una importancia extraordinaria, puesto que viene a corroborar, de modo circunstancial, la certeza sobre la celebración de nuestras fiestas en épocas más antiguas a las hasta ahora conocidas, por lo que tiene de común con las constituciones que se hallan en el Libro de Moros de 1802, y lo que nos lleva a considerar que en el siglo XVII existirían en Valverde unas cofradías semejantes a las fundadas en Olmedilla de Alarcón.

En aquel hecho histórico decisivo en nuestra historia, que fue la Guerra de Granada, pues se ponía fin a la Reconquista y, a falta de la anexión del Reino de Navarra (1512), se completaba la unidad del Estado, un valverdeño, Martín de Alarcón brilla con luz propia. Se halló desde sus comienzos en toda la campaña de Granada jugando un papel decisivo por las funciones tanto bélicas, como diplomáticas, que los Reyes Católicos le encomendaron. Además de Martín, sus hermanos, Pedro Ruiz de Alarcón, VII Señor de Valverde, fallecido en la batalla de Coín, y Juan Carrillo de Alarcón, VIII Señor de Valverde. Junto a estos insignes personajes y bajo sus órdenes, otros antepasados nuestros anónimos, las mesnadas señoriales que les acompañan. Emociona leer en uno de los textos del capítulo VI de la primera parte (el combate de la zubia. revés de los cristianos) la frase que el cronista Pérez del Pulgar dedica a los valverdeños, que a las órdenes de su capitán Martín de Alarcón, salvaron a Gonzalo de Córdoba.

Arranque histórico: GUERRA DE GRANADA.

El origen y antigüedad de las Fiestas de Moros y Cristianos de Valverde de Júcar (Cuenca), está sujeto –siglo tras siglo– al linaje Ruiz de Alarcón (antes Zevallos) y a su estrecha participación dentro del último capítulo de la Reconquista, llevada a término con la toma de Granada y la capitulación de la Corte Nazarí.

La guerra de Granada, mediante la cual los Reyes Católicos ponen fin a la Reconquista y a la Edad Media española, es uno de los temas favoritos, más cultivados y más populares de nuestra historia y de nuestra literatura. Ilustrado por muchas fuentes antiguas e incontables estudios modernos, conserva todo su atractivo y no está en modo alguno agotado. Siempre es posible revisar nuestra representación de un período histórico, aportando nuevas fuentes o nuevas interpretaciones. Pero hay períodos históricos –como el que ahora nos ocupa– fosilizados, cuya imagen congelada, sólo admite pequeños retoques o precisiones; pero que no dejan de actuar sobre nosotros, inquietándonos y atrayéndonos; sobre todo si ocultan la clave de su secreto. Así, la guerra de Granada, que no es tan sólo –entiéndase bien– el rosario de episodios bélicos, preñados de novelesco interés, sino también, y sobre todo, la colisión de dos mundos opuestos y antagónicos: el islamismo europeo occidental, que agoniza entre ópalos de ocaso, agotando sus últimas posibilidades, y la España cristiana, que cuaja su unidad y se ensaya para sus más altos destinos, polarizando su esfuerzo en una empresa nacional; liquida en nuestro suelo peninsular un larguísimo proceso de luchas, convivencia e influjos recíprocos; y nos deja dispuestos para afrontar futuros proyectos y tareas.
Pero también, no es menos cierto, que la toma de Granada es la escuela técnica de los ejércitos permanentes de la Edad Moderna, escuela de organización, de tenacidad y de heroísmo.
Y junto a su importancia histórica, su resonancia literaria. De la guerra de Granada ha dicho su historiador Lafuente Alcántara: “(…) duró diez años, como la de Troya, y en su empeño se realizaron hazañas más arduas y menos fabulosas que las que cuenta Homero”.Y García Gómez lo ha glosado en un texto de antología:”La comparación es justa y aún pudiera reforzarse. Guerra más poética no la conocen los anales del mundo moderno. Descontando el final, lances favorables y adversos se eslabonan entreverados, como si una justa Fortuna los distribuyese con equidad para gloria y dolor de los contendientes. (…) Y todo se resuelve en una densa atmósfera poética, en una delirante idealización del adversario. La morisma granadina seguirá viviendo en la literatura española –leyenda, novela, teatro, romancero– casi hasta nuestros días, e incluso pasará a toda Europa. Jamás tan brillante puente de plata fue tendido a enemigo que huye”.

La lucha por Granada no sólo impresionó profundamente a sus actores y a los contemporáneos, próximos y remotos, sino que ha renovado muchas veces su actualidad en el alma y en la cultura españolas. Bajo Felipe II, los nietos de los vencidos por los Reyes Católicos renuevan la lucha en una sangrienta rebelión que suscitó también gloriosos ecos literarios. A comienzos del siglo XVII, la expulsión de los moriscos vuelve a remover el tema y la atención de los españoles, arrastrando importantes consecuencias económicas. En el siglo XVIII, la renovación de los estudios históricos incluye la erudición arábiga, con el descubrimiento del máximo historiador granadino, Abenaljatib.
En la primera mitad del siglo XIX, el Romanticismo hace bandera de los romances fronterizos y moriscos, y eleva monumentos de entusiasmo a las glorias de Granada mora. Luego, el florecimiento de las ciencias históricas instrumentales –arqueología, epigrafía, sigilografía, paleografía, numismática– y el estudio de las instituciones, renuevan y perfeccionan el conocimiento de la historia y de las postrimerías granadinas. Y ahora mismo, muchos pueblos de la España actual –como es el caso de Valverde de Júcar– siguen quemando pólvora en sus fiestas de moros y cristianos, evocación de la guerra de Granada, y consumen los temas granadinos en la literatura de pliegos de cordel.
El reino de Granada prolonga la presencia del Islam en España durante dos siglos y medio, de un modo a primera vista inexplicable. Esta perduración se explica, sin embargo, por la falta de cohexión entre los cristianos y por las dificultades interiores de Castilla; pero también, y sobre todo, por la fortaleza del estado Nazarí, su densidad de población y su prosperidad económica, fruto más del trabajo y del ingenio que de las riquezas naturales; y por un prodigio de equilibrio. Encastillados en las alturas de la Penibética y de sus sierras marginales, ampliamente abiertos al mar, frente a las costas de África y hacia Oriente, los granadinos supieron ayudarse de los africanos frente a los cristianos peninsulares, y de los cristianos frente a los musulmanes de África, consiguiendo así mantenerse a cubierto del más fuerte. Esta guardia tensa y peligrosa les mantuvo fuertes y vigilantes, y les permitió desarrollar hasta el límite todas sus posibilidades.

Cuando las grandes conquistas de Fernando III y Jaime I, la tierra granadina recibió a casi todos los musulmanes que no quisieron o no pudieron quedar en sus hogares, y que aportaron las técnicas de la primorosa agricultura levantina y de las lujosas industrias cordobesas y sevillanas, con el espíritu indomable de quienes no habían querido someterse.
Dividida la cristiandad peninsular en varias patrias, recelosas, esquinadas y rivales, sólo Castilla conserva frontera con los moros y reivindica para sí la tarea de conquistarlos. Pero no tiene prisa en hacerlo. La ocupación sistemática del último reino sarraceno comenzó en el año 1482, una vez finalizada la guerra civil castellana. Como ya se ha señalado, la guerra de Granada, por los contingentes movilizados, táctica empleada, la utilización de las armas de fuego, etc., puede y debe considerarse como la última guerra medieval y la primera de la Edad Moderna.
La conquista del territorio granadino se realizó en tres fases: la primera (1482-87) centrada en la ocupación de la región occidental del reino, culminó con la toma de Málaga en 1487. Durante la segunda fase, los RR. CC. centraron sus esfuerzos en la zona oriental (1488-90)
ocupando Guadix, Baza y Almería; atenazada de esta forma por las huestes cristianas, Granada y su Vega fueron el escenario de la tercera y definitiva fase de la guerra (1490-92).
Con excepciones como la campaña de Antequera, la intervención del poder real en las relaciones con Granada se había limitado a pactar treguas, cobrar parias cuando los reyes granadinos pasaban por algún apuro y nombrar adelantados. Así, todo el peso de la defensa de la frontera granadina recayó sobre las mismas tierras fronterizas, las Órdenes militares y algunos grandes señores vecinos con el moro.
La frontera fue entonces, simultáneamente las cosas más dispares: palenque de heroismos, campo de destierro y castigo para banderizos indómitos, liza para el deporte caballeresco y lonja de negros lucros y granjerías.
Ahora, en la guerra de Granada que hicieron Isabel y Fernando, las cosas ocurren de modo completamente distinto. Si la lucha con los granadinos fue siempre algo más auténtico y más complejo, aunque alcanzara perfiles caricaturescos en alguno de sus capítulos, el combate definitivo fue uno de los más reñidos de la historia. Todas las formas de la actividad militar se pusieron en juego, consiguiendo progresos trascendentales.
Lo que más influyó para la dureza de esta lucha fue la presencia en el reino de Granada, junto a las dos capas principales de su población, vieja y nueva, autóctona y procedentes de las llanuras levantinas y del bajo Guadalquivir, de otros dos grupos más enérgicos e inquietos. El uno, de africanos venidos a tierras de Granada por espíritu religioso o de aventura, para hacer la guerra santa y vivir en frontera de los cristianos; gazules y zenetas, que exacerban el fanatismo religioso y el espíritu de independencia. El otro, de renegados cristianos, los elches, mal avenidos en su tierra de origen, o que han tenido que abandonarla huyendo de la justicia, o de la Inquisición; y los prisioneros de la guerra fronteriza que han preferido islamizarse, obteniendo libertad y predicamento en su patria de adopción. Entre ellos se encuentran algunos de las familias más influyentes de la monarquía nazarí, como los Venegas, de procedencia cordobesa. Fuera por miedo o por rencor, o llevados por la fe del neófito, estos antiguos cristianos constituyeron el nervio de la resistencia granadina: principalmente en Málaga y en la hora final de Granada.
También en el campo cristiano abundaban los tránsfugas musulmanes, ya como consecuencia de las guerras civiles y de las persecuciones de un gobierno despótico, ya simplemente por codicia. Los grandes señores fronterizos mimaban a estos renegados, que les proponían golpes de mano y les guiaban por las tierras fragosas de Granada. Los tornadizos del marqués de Cádiz, tratados con afecto y esplendidez, explican en cierta parte los éxitos de esta caudillo, el más perspicaz y afortunado, el más valeroso y más prudente de toda la guerra, por especialización tradicional, los adalides y almogávares, endurecidos en la lucha fronteriza y duchos en sus ardides.

[g-collection cid=”54″ filter=”1″ random=”1″]

[ypt playlist_id=”PLTcPkkA3QB08CADs91bJPqTF675zsMU-J”]

[g-slider gid=”1188″ width=”100%” height=”55%” autoplay=”1″]

Justified Image Grid Plugin

Pin It on Pinterest

Share This